top of page
  • CIL Ecuador

La importancia del regreso a clases con una lonchera nutritiva

Programas para impulsar el consumo de lácteos en la niñez han logrado disminuir la deserción escolar y mejorar el rendimiento académico.

Un niño o niña con problemas de peso y talla puede tener problemas de aprendizaje en la edad escolar.

Profesionales de la salud recomiendan que el desayuno escolar contenga: lácteos, pan, cereales, frutas y una buena porción de líquidos para combatir problemas como la obesidad infantil y la desnutrición.


Nuestra experta:

Valeria Barona, nutrióloga profesional con especialización en Nutrición Clínica,y con experiencia en manejo de la desnutrición infantil, con una certificación en lactancia materna y alimentación complementaria.


La buena alimentación de un niño es un tema que también está ligado con su educación. La lonchera escolar debe ser el complemento de un buen desayuno en casa, que debe incluir los tres grupos nutricionales: proteínas, lácteos y carbohidratos. Según Valeria Barona, el desayuno es el “combustible” que va a usar el niño/a durante todo el día, por lo que debe ser nutritivo y equilibrado, en ese sentido, lo ideal es que el desayuno escolar contenga: lácteos, pan, cereales, frutas y una buena porción de líquidos.


En los países donde se ha impulsado programas para mejorar la alimentación escolar, y así mejorar el rendimiento de los estudiantes, la leche se convirtió en el alimento más importante dentro de estas iniciativas, debido a la calidad de sus proteínas, el alto valor biológico, la cantidad de calcio que contiene un solo vaso de leche, el aporte de vitaminas A, D, E, K presentes en la grasa láctea que son responsables del fortalecimiento de huesos y dientes.


Los lácteos, en especial la leche, ayudan a combatir problemas como la obesidad infantil y la desnutrición: un niño o niña con problemas de peso y talla puede tener problemas de aprendizaje en la edad escolar, además de padecer enfermedades no transmisibles como la hipertensión o diabetes en la vida adulta.


El consumo de lácteos mejora la salud de los estudiantes, lo que por consecuencia promeueve la asistencia a la jornada escolar y la mejora de resultados académicos. En varios países de América Latina que han implementado programas de consumo de un vaso de leche, se ha logrado disminuir la deserción escolar, mejorar el rendimiento académico y favorecer el crecimiento y desarrollo en edad infantil.

12 visualizaciones0 comentarios
Publicar: Blog2 Post
bottom of page