top of page
  • Foto del escritorCIL Ecuador

En Ecuador, cerca del 27,2 % de niños menos de 2 años sufre de desnutrición crónica

Según UNICEF, la desnutrición crónica es considerada una de las principales problemáticas de salud pública en Ecuador, además de que repercute en la productividad del país y tiene un impacto negativo a largo plazo en la vida de las personas.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) plantean terminar con la pobreza, el hambre, mejorar la vida de las personas y garantizar el planeta para las generaciones futuras.

El sector lácteo cumple un rol clave en el cumplimiento de estos objetivos, ya que tiene un gran aporte en el ámbito económico, social y nutricional.




Quito, agosto de 2023.- Según cifras del Banco Mundial, a escala global, la desnutrición crónica infantil afecta a cerca de 156 millones de infantes. Ecuador es el segundo país de Latinoamérica con mayor índice de desnutrición crónica infantil, en el que 1 de cada 4 niños sufre esta condición que se agrava mucho más en zonas rurales. Esto no solamente perjudica al correcto crecimiento de niños y niñas, sino que también desfavorece al desarrollo económico y social del país.


Los ODS de las Naciones Unidas están diseñados para terminar con la pobreza, el hambre, la discriminación, proteger al planeta, alcanzar la sostenibilidad y equilibrio social, medioambiental y económico, ya que todas las personas tenemos derecho de vivir con dignidad y prosperidad.


Dentro de este contexto, el sector lácteo está comprometido para trabajar e impactar de forma positiva dentro de la sociedad y alcanzar varios de estos objetivos tales como: ODS 1. Fin de la pobreza, ODS 2. Hambre cero, ODS 3. Salud y bienestar, ODS 5. Igualdad de género, ODS 8. Trabajo decente y crecimiento económico, ODS 12. Producción y consumo responsable. ODS 13. Acción por el clima.


Para el sector es de vital importancia ejecutar acciones y establecer procesos participativos y articulados con organismos públicos y privados para alcanzar y cumplir cada uno de estos retos, pero, sobre todo, poner fin al hambre y minimizar la brecha de desnutrición en el país, a través de la promoción, capacitación, campañas y charlas que incentiven e impartan información de valor sobre la buena alimentación. Además de que los productos lácteos a aparte de ser sanos y versátiles, tienen un alto aporte nutricional en cada etapa de la vida.


En el país los gastos asociados por desnutrición representan el 4,3 % del PIB. Por ello, se deben unir esfuerzos para alcanzar cambios y poner fin a esta problemática y abordar con eficacia las necesidades nutricionales no solo de los niños, sino también adolescentes, mujeres gestantes y personas de la tercera edad.

62 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page